martes, 9 de mayo de 2017

REPUBLICA ROMANA (División de poderes)

Seguidamente hago un resumen de las competencias de los tres principales poderes de la antigua república romana. Para ello sigo casi literalmente el libro VI de las historias de Polibio.

Como se verá los equilibrios y contrapesos y la división de poderes ni las inventó Montesquieu ni los padres fundadores de EE.UU.

SENADO:
-          Controlar el erario público. Nada entra ni sale de él sin su orden.
-          Juzgar los delitos cometidos dentro de Italia, que requieran una corrección pública, como traiciones, conjuraciones, envenenamientos y asesinato.
-          Ajustar las diferencias que se originen entre particulares o ciudades de Italia, castigarlas, socorrerlas y defenderlas si lo precisan.
-          Despachar alguna embajada fuera de Italia para reconciliar las potencias, exhortarlas o mandarlas que emprendan o declaren la guerra.
-          Dar audiencia a los embajadores que vienen a Roma, deliberar sobre sus pretensiones, y dar la conveniente respuesta.
-          Otorgar o denegar un triunfo.
-          Enviar al sucesor del cónsul concluido el año, o continuarle en el mando.
-          Exagerar y ponderar las expediciones del cónsul u oscurecerlas y disminuirlas.
-          Autorizar el envío al cónsul cuando está en campaña de víveres, vestuario, o sueldos.
-          Dar su parecer acerca de cualquier asunto importante si se le demanda (senatus consultum).

CONSULES:
-          Los cónsules, mientras se hallaban en Roma y antes de salir a campaña, eran árbitros de los negocios públicos.
-          Todos los demás magistrados, a excepción de los tribunos, les estaban sujetos y obedecían.
-          Conducían los embajadores ante el Senado, proponían los asuntos graves que se habían de tratar, y les pertenecía todo derecho de formar decretos.
-          A su cargo estaban todos los actos públicos que se habían de expedir por el pueblo, convocar asambleas, proponer leyes y decidir sobre el mayor número de votos.
-          Tenían una autoridad casi soberana en los aparatos de la guerra y en todo lo concerniente a una campaña, como mandar en los aliados a su antojo, nombrar tribunos militares, alistar ejércitos y escoger tropas.
-          En campaña podían castigar a su arbitrio y gastar del dinero público como gustasen, para lo cual les acompañaba siempre un cuestor, que ejecutaba  prontamente todas sus órdenes.

ASAMBLEA DEL PUEBLO:
-          Era el solo árbitro de los premios y castigos.
-          Juzgar e imponer  multas cuando lo merece el delito.
-          Elegir a los magistrados  entre los que lo merecían.
-          Aprobar o reprobar las leyes.
-          Se le consultaba sobre la paz y sobre la guerra.
-          Declarar o poner fin a la guerra.
-          Anular o ratificar los pactos y tratados.
-          Juzgar las acciones de los cónsules y magistrados una vez depuestos del mando.
-          Ratificar los castigos impuestos por el senado por delitos graves o de estado, especialmente la pena de muerte.